Viaja a “El pueblo” de las Tierras Altas de Soria

Corría mayo de 2019 cuando Amazon estrenó la nueva serie de Alberto Caballero y Nando Abad. Por aquel entonces poco se sabía de ella, excepto que se llamaba “El pueblo” y que tenía un reparto cuajado de nombres conocidos: Carlos Areces, Santi Millán, Ingrid Rubio y María Hervás, entre otros. Pero el boca a boca hizo su efecto y, para cuando la serie se estrenó en abierto en Telecinco, ya en 2020, se había convertido en un clásico contemporáneo español. 

Las vicisitudes de un grupo de urbanitas que se ven abocados a vivir en un pueblo (originariamente “eco-aldea”) semi abandonado de la provincia de Soria y las reacciones de los escasos habitantes del susodicho pueblo al tener que convivir con ellos, ya son historia de la televisión. 

Con su cuarta temporada recién estrenada,  la serie ha ido evolucionando con nuevos personajes y nuevas historias, pero mantiene a buena parte de su reparto original (imposible imaginarse Peñafría sin Cándido, el “Ovejas”, Juanjo o Nacho). Y, por supuesto, se sigue rodando en el único e inimitable pueblo de Valdelavilla, que es el nombre real de ese Peñafría de la ficción.

De la mano de Lucía Redondo, film commissioner de Soria Film Commission, vamos a conocer mejor este hermoso paraje del norte de España.

Valdelavilla: la genuina Peñafría

La historia de Valdelavilla es de las bonitas. Situado en las Tierras Altas de Soria, abandonado en los 60 y recuperado ya en el siglo XXI por una fundación que lo convirtió en un complejo de turismo rural, ha renacido de sus soledades gracias a la serie.

Calle Cuesta / Fundación Valdelavilla

Desde el verano de 2019, en pleno apogeo de la primera temporada, se ha convertido en destino de fin de semana para muchos españoles –urbanitas o no- que quieren pisar los lugares donde transcurren las peripecias de sus personajes favoritos, pero también conocer una zona de excepcional belleza. Y puesto que todo el pueblo es un complejo turístico y además se pueden hacer rutas guiadas por los escenarios de la serie, ambas cosas son sencillas. 

Aprovechando que se llega hasta aquí, no hay excusa para no incluir en la escapada algunos de los lugares de interés que rodean al pueblo de “El pueblo”. Aquí va una pequeña guía para no perderse nada.

Dinosaurios, pasos del fuego y torreznos

Valdelavilla está enclavada en las Tierras Altas de Soria, un territorio situado al noreste de la provincia que linda con Aragón y La Rioja. Además de unos paisajes fabulosos, de los que uno va buscando cuando huye del asfalto, esta zona es territorio jurásico. La ruta de las icnitas es una de esas peculiaridades desconocidas que te encantará. ¿Sabes lo que es una icnita? Pues la huella fosilizada de un animal; en este caso, las huellas de los dinosaurios que vivieron en la zona hace unos 140 millones de años. Además de todo tipo de información paleontológica, el turista de pantalla encontrará varias réplicas de dinosaurios a escala real. Con ellas podrá recrear alguna que otra escena de la saga de los “Jurassic Park”.

Reproducción de dinosaurio en la ruta de las icnitas / Soria Film Commission

Si se viaja con niños, una parada que les encantará es el Parque de aventuras del Cretácico en San Pedro Manrique. Por cierto que esta localidad está a tiro de piedra de Valdelavilla (por lo que no nos extrañaría que se colara algún dinosaurio en el imaginario del “Ovejas”). 

Una tradición de San Pedro Manrique que sí ha salido en la serie es el conocido “paso del fuego”. De origen celtibérico, se celebra durante la noche de San Juan (una fiesta celebrada a lo grande en toda la provincia de Soria). A medianoche, los sampedranos, precedidos de tres toques de trompeta, cruzan descalzos, sin quemarse, un sendero de ascuas incandescentes dispuestas a modo de alfombra. Aquí puedes ver el ambientazo que se disfruta en esta fiesta. 

Para completar la visita a San Pedro, hay que darse un paseo por sus calles y visitar algunos otros escenarios de la serie. Muy especialmente, las ruinas románicas de San Pedro el Viejo (un antiguo monasterio templario situado en un cerro a escasa distancia del pueblo), más conocido para los peñafrienses como “el alto de la cobertura”, muy popular en toda la primera temporada. 

Si buscas el río en el que los personajes se dan unos baños estupendos, tendrás que ir algo más lejos. La piscina natural que aparece en Peñafría está en realidad a 70 kilómetros, en el paraje conocido como El Chorrón, situado en el Valle del Río Razón. 

Tampoco está en Valdelavilla-Peñafría el hayedo que aparece en la primera temporada. Para conocerlo hay que trasladarse hasta Diustes, en las inmediaciones del pueblo medieval de Yanguas, que bien merece una parada para conocerlo a fondo.

Hayedo de Diustes / Soria Film Commission

Y, como colofón, en este recorrido cien por cien soriano, hay que probar las delicias de la zona. El rey de la gastronomía soriana es el torrezno, una pieza compuesta de crujiente y dorada corteza por un lado y tierno magro y tocino por otro. Aunque se puede comer en distintas partes de España, es cierto que los que se toman en Soria son distintos. Allí es habitual desayunarlos y, aunque la combinación panceta-café pueda parecer raruna, es una de esas cosas que hay que probar. Otras delicatesen sorianas que se pueden degustar in situ o llevar como souvenirs son la mantequilla, las trufas y el boletus, tres de los alimentos con más calidad de España. Por no hablar de los vinos de Ribera del Duero, de fama internacional y a los que es muy aficionado nuestro amigo Juanjo Solere, el personaje de Carlos Areces en la serie. 

Soria, “la capital”

Aunque sea una ciudad de tamaño medio, confortable, cercana y con un gran nivel de vida, para los peñafienses de toda la vida, Soria es “la capital”, a la que se viaja solo por necesidad. Aunque en esta cuarta temporada, lo que nuestros amigos necesitan es compañía y por eso vemos a Cándido, el “Ovejas” y Arsacio por las calles del centro en busca de gimnasios y lugares de “speed dating”. Ahí lo dejamos.

Arcos de San Juan de Duero / Soria Film Commission

Por supuesto, la capital numantina contiene uno de los patrimonios más ricos del país. Desde un recorrido por el mejor románico hasta las animadas calles del Espolón, pasando por los Arcos de San Juan de Duero y la ermita de San Saturio, no hay rincón que no ofrezca algo digno de ser admirado. 

Y, si os han quedado ganas de conocer mejor esta hermosa provincia, nadie mejor que Soria Film Commission, para guiarnos por sus tierras. Gracias a su trabajo esta provincia castellano leonesa sigue siendo un gran destino para atraer rodajes de todo tipo y para practicar turismo de pantalla. ¡A viajar, buenos amigos!

Por María Parcero

Lo más visto

Navarra, un set de rodaje a lo largo del tiempo

Navarra, un set de rodaje a lo largo del tiempo

Navarra es una bella tierra repleta de bosques, montañas, monumentos históricos y encantadores pueblos en los que degustar una gastronomía de esas que atrapan. Por ello, no es de extrañar que haya sido escogida como set de rodaje para películas y series que, sin duda,...

Los 8 destinos más taquilleros de Madrid

Los 8 destinos más taquilleros de Madrid

La ciudad de Madrid, con su vibrante mezcla de historia, cultura y modernidad, está considerada como uno de los mejores sets de rodaje para cineastas y responsables de grandes producciones. Las calles, plazas y monumentos ciertamente emblemáticos de la capital de...

“Camino a Belén” el musical rodado en Alicante

“Camino a Belén” el musical rodado en Alicante

La magia del cine ha transformado una vez más el castillo de Santa Bárbara en Alicante. Esta vez, en el palacio del rey Herodes. La productora Monarch Media ha sido la encargada de llevar a cabo la superproducción internacional "Camino a Belén" (“Journey to...

De escapada rural con Isabel Coixet

De escapada rural con Isabel Coixet

¿Quién no ha fantaseado alguna vez con abandonar la ciudad por el campo? Isabel Coixet nos plantea esta posibilidad a través de “Un amor”, su última película en torno a este proceso de reinvención personal que vive Laia Costa.  Aunque la idea de un nuevo comienzo...