Baleares, unas islas de pantalla (grande y pequeña)

Las Islas Baleares, con cuatro islas principales (Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera), además de ser un destino turístico de primer orden por sus playas, su gastronomía y su cultura, también han sido escenario de numerosas películas y series de producción nacional e internacional y se han posicionado en lo más alto de los destinos de turismo de pantalla.

Además, los paisajes y la atmósfera que se respira en las islas son tan telegénicos que también son escenario habitual de producciones publicitarias. Así, Estrella Damm, Stella Artois, McDonald´s o Coca Cola y Martini han elegido distintas zonas de las islas para rodar anuncios que todos reconocemos.

Mallorca: una isla de película

Mallorca es la isla más grande y poblada de las Baleares, y también la que más proyectos cinematográficos ha acogido a lo largo de su historia. Su diversidad paisajística, su patrimonio arquitectónico y su clima benigno la convierten en un plató ideal para recrear diferentes épocas y lugares.

Además, Mallorca cuenta con una larga tradición cinematográfica, que se remonta a los años 20 del siglo pasado, cuando el director estadounidense Rex Ingram instaló su estudio en la localidad de Port d’Andratx, o equipos cinematográficos alemanes venían con frecuencia a rodar a la isla.

Tras ellos llegaron grandes figuras de la pantalla, desde Errol Flynn a Rita Hayworth, Adam Sandler, Al Pacino, Michael Sheen o Hugh Laurie (sí, el imborrable Dr. House).

Entre las películas clásicas más famosas que se han rodado en Mallorca, podemos mencionar la adaptación cinematográfica de “Muerte bajo el sol” (Guy Hamilton, 1982) de Agatha Christie o éxitos patrios como “El verdugo” (Luis García Berlanga, 1963), “Bearn o la sala de las muñecas” (Jaime Chávarri, 1983). Como dato curioso, la primera vez que los españoles pudieron ver un bikini en la pantalla grande fue en una película rodada en Mallorca. Fue Elke Sommers la que lo lució en “Bahía de Palma” (Juan Bosch, 1962).

Uno de los rodajes más recientes y mediáticos que ha tenido lugar en Mallorca ha sido el de la serie “The Crown”, que en su quinta (2022) y sexta (2023) temporadas ha elegido la isla para simular la costa francesa. La producción británica ha filmado escenas en pueblos como Sant Elm, Puerto de Sóller o Valldemossa. Por cierto, que la actriz Elizabeth Debicki (Diana de Gales en la ficción), ya había visitado Mallorca en 2016 cuando rodó “El Infiltrado”, la exitosa serie de espionaje basada en la novela de John le Carré, que también trajo a Mallorca a Tom Hiddleston y Hugh Laurie.

Puerto de Sóller, lugar de numerosos rodajes / Pixabay

Otra serie que ha apostado por Mallorca como escenario es “Kleo” (2022), una producción alemana para Netflix, todo un thriller de acción que sigue a una ex-asesina de Alemania Oriental cuando abandona la cárcel para buscar venganza contra quienes la traicionaron.

Pero no solo las series han encontrado en Mallorca un lugar idóneo para sus historias. También el cine ha dejado su huella en la isla, con películas tan conocidas como “El atlas de las nubes” (2012), dirigida por las hermanas Wachowski y protagonizada por Tom Hanks y Halle Berry. La película, que narra varias historias entrelazadas a lo largo del tiempo, eligió la Calobra y el puerto de Sóller como localizaciones principales para recrear una isla del Pacífico en el siglo XIX.

Tan versátil es la geografía de Mallorca, que ha representado escenarios de Creta, Egipto, Yugoslavia, el norte de África y Francia en la película “Soldado de honor” (Bill Anderson, 2001), con el actor Daniel Craig como protagonista, cinco años antes de enfundarse por primera vez el esmoquin de James Bond.

De Mallorca es precisamente Daniel Monzón que en 2006 rodó aquí “La Caja Kovak” un thriller en el que aparecen parajes de la Sierra de Tramuntana, el mirador de la casa del Archiduque Luis Salvador o el casco antiguo de Palma.

Estos son solo algunos ejemplos de las muchas películas y series que se han rodado en Mallorca, pero hay muchas más. Entre sus últimas localizaciones, Mallorca Film Commission nos recuerda la serie “The Mallorca Files” y la esperadísima “Operation: lioness”, con un reparto de lujo. 

Y no es de extrañar, gracias a la belleza de la catedral de Palma, el espectacular Cabo de Formentor, pueblos como Sóller o Fornalutx, o las curvas imposibles de la carretera de Sa Calobra.

Menorca: una isla con encanto de cine

Menorca es la segunda isla más grande y la más oriental de las Baleares. Su paisaje está marcado por las calas, los acantilados, los faros y los monumentos megalíticos. Su tranquilidad y su belleza han atraído también a numerosos cineastas que han querido aprovechar su esencia en la pantalla para contar historias íntimas y personales. Como saben en Menorca Film Commission, sus paisajes mediterráneos únicos atraen cada año multitud de rodajes de spots publicitarios, y a un pequeño y selecto grupo de producciones. 

Una de las películas más emblemáticas rodadas en Menorca es, sin duda, “Isla bonita» (2015). Dirigida por Fernando Colomo, una de las particularidades de esta película es que presenta a actores interpretándose a sí mismos. Este enfoque le confiere a la película un toque entrañable y auténtico. Además, es importante señalar que el guion de la película consta de solo 15 páginas. Esto significó que gran parte de la película se basó en la improvisación, lo que resultó en diálogos naturales y realistas que no parecían artificiales.

 “El viento de la isla” (Gerardo Gormezano, 1988), es una película en la que Menorca no es sólo escenario sino también protagonista, situando la trama en un periodo histórico muy concreto, la Menorca del s. XVIII dominada por los ingleses. 

La película narra la vida de John Armstrong, un soldado inglés en Menorca en el año 1738 durante la ocupación británica. Un intrigante triángulo de admiración y amor involucra a Armstrong, una nativa de Ciudadela y una pintora que reside en la isla. A medida que la historia avanza, Armstrong experimenta una profunda transformación, influenciado por estas dos mujeres que lo lleva a abandonar su condición militar.

Puerto de Ciudadela / Alberto Almajano

Si quieres retroceder varias décadas en el tiempo, una curiosidad es “La mosca hispánica” (Bob Kellet, 1976), una producción ligera de humor que nos acerca al Mahón de los 70 y a otras partes de la isla.

Antes hemos mencionado los faros de Menorca como atractivo turístico y visual. Pues bien, no falta entre los rodajes en la isla una película coral con título homónimo, “El faro” (Manuel Balaguer, 1998), una auténtica postal de la belleza menorquina.

Ibiza y Formentera, de fiestas míticas a “Lucía y el sexo”

Habitualmente asociada a la cultura del ocio nocturno, la vida diurna en Ibiza ofrece pueblos con encanto, playas y calas en entornos de naturaleza. Ibiza tiene algo para todo tipo de viajeros y así complementan esa reputación, de libertad personal y fiesta.

Fue en la década de 1960 cuando se estrenó la película «More» de Barbet Schroeder y Néstor Almendros. Con una banda sonora compuesta por Pink Floyd, «More» hizo aparecer a Ibiza como un lugar libre e identificado con la contracultura y el movimiento hippie.

El increíble entorno de Cala d’Hort, en Ibiza / Pixabay

Desde entonces, Ibiza ha sido el escenario de muchas películas y producciones de todos los géneros. En Ibiza hemos visto a los zombies como los protagonistas de «Ibiza zombie» (Andy Edwards, 2016), viajamos a los años 70 y somos testigos de unas muertes misteriosas en «Los crímenes del Día de Todos los Santos» (Héctor Escandell, Vicente Torres, 2018) o acompañamos a Michel Keaton en una superproducción de acción como «American Assassin» (Michael Cuesta, 2017). También hemos sonreído con comedias familiares como la francesa «Un verano en Ibiza» (Arnaud Lemort, 2019) y hemos visto las aventuras de israelíes haciendo surf en la isla con “Ibiza” (Shay Kanot, 2015).

Hay que mencionar la película por excelencia rodada en Formentera. En el año 2001, Julio Medem, convirtió en icónicos un faro, una cueva y una playa, escenarios destacados en su película “Lucía y el sexo”. Con este empujón cinematográfico, Cap de Barbaria y Ses Illetes, una playa que parece caribeña, son desde entonces, y aún más si cabe, grandes atractivos turísticos de Formentera. 

El hermoso entorno del Cap de Barbaria, protagonista en la película de Medem / Amparo Arias

Como hemos visto, las Islas Baleares han sido y son un escenario de cine muy apreciado por los cineastas de todo el mundo. Su variedad, su riqueza y su encanto las convierten en un lugar ideal para contar historias de todo tipo y género.

Más de 200 proyectos audiovisuales se ruedan en las Islas Baleares cada año, así que si quieres conocer más sobre las localizaciones de películas y series te recomendamos que visites la web de lles Balears Film Commission donde podrás encontrar más información y darle un guiño cinematográfico a una escapada a las Baleares.

Por José R. Pérez Fernández «Avistu» (Travel Inspirer)

Lo más visto

Navarra, un set de rodaje a lo largo del tiempo

Navarra, un set de rodaje a lo largo del tiempo

Navarra es una bella tierra repleta de bosques, montañas, monumentos históricos y encantadores pueblos en los que degustar una gastronomía de esas que atrapan. Por ello, no es de extrañar que haya sido escogida como set de rodaje para películas y series que, sin duda,...

Los 8 destinos más taquilleros de Madrid

Los 8 destinos más taquilleros de Madrid

La ciudad de Madrid, con su vibrante mezcla de historia, cultura y modernidad, está considerada como uno de los mejores sets de rodaje para cineastas y responsables de grandes producciones. Las calles, plazas y monumentos ciertamente emblemáticos de la capital de...

“Camino a Belén” el musical rodado en Alicante

“Camino a Belén” el musical rodado en Alicante

La magia del cine ha transformado una vez más el castillo de Santa Bárbara en Alicante. Esta vez, en el palacio del rey Herodes. La productora Monarch Media ha sido la encargada de llevar a cabo la superproducción internacional "Camino a Belén" (“Journey to...

De escapada rural con Isabel Coixet

De escapada rural con Isabel Coixet

¿Quién no ha fantaseado alguna vez con abandonar la ciudad por el campo? Isabel Coixet nos plantea esta posibilidad a través de “Un amor”, su última película en torno a este proceso de reinvención personal que vive Laia Costa.  Aunque la idea de un nuevo comienzo...