Redescubre España a través del turismo de pantalla

Cuando ya nos hemos acostumbrado al turismo de experiencias, a organizarnos y vivir nuestras propias aventuras, a la atención ultra personalizada en hoteles, a los viajes temáticos… ¿Qué más se nos puede ofrecer para que nuestras escapadas y vacaciones sean realmente especiales? Sin duda, el turismo de pantalla tiene mucho que decir al respecto, puesto que es una de esas propuestas que puede presentarse como innovadora y singular. La clave está en su capacidad de hacernos viajar, incluso antes de salir de casa, gracias a la fuerte carga emocional vinculada a las producciones audiovisuales. Ahí reside la magia y este es el camino que el proyecto Spain Screen Grand Tour de Spain Film Commission propone con vocación de potenciar todo un segmento turístico.

Turismo cinematográfico, cine-turismo, turismo de pantalla… son términos conocidos en ciertos circuitos especializados, normalmente asociados al cine y la televisión. A veces, incluso, en alguna oficina de información turística nos ofrecen un folleto bajo el epígrafe “rutas de cine”, pero… ¿qué es en realidad el turismo de pantalla?

¿Qué entendemos por turismo de pantalla?

Hasta no hace mucho, el turismo cinematográfico se asociaba más con hacer la ruta de las casas de las estrellas en Hollywood o visitar algún parque temático como los estudios Universal. Sin embargo, el mundo del audiovisual ha evolucionado vertiginosamente en la última década, incorporando las plataformas de streaming a nuestras vidas, ofreciendo un surtido amplísimo de producciones y globalizando el consumo de contenidos, además de favorecer una aproximación entre culturas a través de los mismos. 

Además, este auge ha llevado aparejada la aparición de fenómenos de masas como “Juego de tronos”, algo que ya existía en el ámbito de los blockbusters cinematográficos, pero que ahora es mayor y más rápido. Por eso el término “turismo de cine” se queda corto y ese concepto se ha ido ampliando para incorporar los nuevos formatos. De ahí lo de “turismo de pantalla”, una definición más amplia que engloba a todo tipo de producciones audiovisuales, desde las películas y series, hasta los videoclips, videojuegos y anuncios publicitarios.

Las protagonistas de “Valeria” en Perlora (Asturias) durante el rodaje de la serie / Netflix

La clave de esta creciente modalidad de turismo es el vínculo emocional que crean las ficciones visuales con las personas que las ven, despertando un interés especial por los lugares donde se han rodado. Desde el punto de vista del consumidor de series y películas, existe un creciente interés en saber dónde se han rodado determinadas escenas por la belleza y singularidad de sus paisajes, lo exclusivo de las localizaciones o, simplemente, por querer estar allí y sentirse parte de la historia que les cautivó en la pantalla. 

Desde el punto de vista de los destinos turísticos, el turismo de pantalla es un elemento de gran interés para el marketing y la promoción de un territorio, ya que puede fomentar la llegada masiva de turistas ansiosos por ver con sus propios ojos los lugares donde se han rodado sus ficciones favoritas.

El efecto “yo estuve allí”

En resumen: el espectador de hoy puede convertirse en el turista del mañana. Siempre con la inestimable ayuda de otro de los más recientes fenómenos de la comunicación de masas: las redes sociales. Sin ninguna duda, una de las mejores partes de una experiencia de este estilo es poder contarlo: “¿Te acuerdas del hotel que sale en la última peli de James Bond? Pues estuve allí en mis últimas vacaciones”. Ese “estuve allí” es lo que mueve en gran parte al espectador a elegir ese destino y no otro, como el de sus vacaciones o escapadas de fin de semana.

El turista de pantalla, definido como aquél que programa su agenda turística influido por lo que aparece en la pantalla, o aquel al que una oferta que incluya este tipo de ingredientes le influye positivamente en su toma de decisiones, es cada vez más numeroso.

Antonio Resines, Miguel Rellán y Manuel Galiana durante el rodaje de “Sentimos las molestias” en Mijas (Málaga) / Movistar Plus+

Según un estudio reciente de TCI Research, 80 millones de viajeros en todo el mundo eligen su destino basándose en películas y series de televisión. Este estudio revela que el número de viajeros que acuden a un destino tras verlo en una película o serie se ha multiplicado por dos en los últimos cinco años. Por tanto, el turismo de pantalla es un nuevo tipo de turismo que responde al interés de los nuevos consumidores culturales por las industrias creativas y, en particular, las artes audiovisuales. 

España, tras un trabajo constante por atraer rodajes internacionales a su territorio, se ha convertido en un destino de primer orden para esta nueva clase de turismo, que acompañaría a otros tipos de turismo en los que ya es líder mundial: el de sol y playa, el cultural y el de relax y bienestar. La ventaja evidente del turismo de pantalla sobre las otras clases de turismo es que permite desestacionalizar y deslocalizar el flujo de turistas, puesto que un turista de pantalla puede viajar durante todo el año para visitar sus escenarios soñados que se encuentran dispersos por toda la geografía española. Por tanto, el reclamo para el turista de pantalla que quiera venir a nuestro país a partir de ahora será “España, vive lo que ves”.

Hagamos un poco de memoria

Ya hablamos antes del fenómeno “Juego de tronos”, que supuso un punto de inflexión en cuanto al turismo de pantalla vinculado a series. Pero el fenómeno del turismo cinematográfico viene de antes. En realidad, casi desde el principio de la historia del cine, invento del siglo XX que ha ido de la mano de la mejora del transporte y las telecomunicaciones. Sin afán de hacer un recorrido exhaustivo por todas aquellas películas que han podido suscitar el deseo del espectador de visitar sus localizaciones, algunas han supuesto verdaderos hitos.

Toda la saga de James Bond, por ejemplo. ¿Quién ha visto alguna de sus magníficas localizaciones y no ha deseado estar en Jamaica, Mónaco, Tailandia o Roma? Pues en España también vimos algunas aventuras de 007 en la playa de la Caleta de Cádiz, por ejemplo. Otro caso sonado fue el del hotel donde se rodó la mayor parte de “Cuatro bodas y un funeral”, que colgó el cartel de “completo” durante varios años. Otra saga de películas de enorme éxito, “El señor de los anillos”, puso a Nueva Zelanda a la cabeza de los destinos más trendy de las primeras décadas de los 2000. 

¿Y qué otros precedentes hay en España? Nuestro país fue pionero en suscitar esa clase de emociones, especialmente para el mercado norteamericano. En los años 50, muchas superproducciones y otras no tan súper pero igual de interesantes, se rodaron aquí. Desde “El Cid” y “Lawrence de Arabia” hasta “Indiana Jones y la última cruzada” enseñaron al mundo lo que España tenía que ofrecer. Y, ya en el siglo XXI, fenómenos de masas como “La casa de papel”, “The Crown” y “Juego de tronos” han vuelto a poner a nuestro país a la cabeza de los destinos de rodaje.

El chef Gordon Ramsey durante el rodaje de uno de sus programas en Santiago de Compostela / Santiago de Compostela Film Commission

En cuanto al mercado interno, hubo que esperar a los 80 para que una serie familiar, “Verano azul” trasladase a todos los españoles el imaginario de un veraneo idílico en el sur del país. Para conocer las delicias del norte aún hubo que esperar más: hasta que en 2009 “Doctor Mateo” nos hizo desear mudarnos a un pueblecito pesquero donde siempre pasaban cosas en unos paisajes de ensueño.

A partir de este momento, la manera de rodar ficción cambió completamente, y ya no hay serie que se precie que no ruede un importante porcentaje de su metraje en unos exteriores cuidadosamente elegidos.

¿Qué ha pasado después de la pandemia del coronavirus?

Si para el turismo en general los dos extraños años de pandemia supusieron un punto de inflexión en muchos aspectos, para el consumo de contenidos en plataformas de streaming, 2021 ha sido el año del despegue estratosférico. Si algo aprendimos de confinamientos y restricciones fue a salir a cualquier parte, cerca o lejos, y si algo hicimos fue ver series y series en interminables maratones. Todo esto ha supuesto un incremento en la producción de contenidos como no se había visto nunca en la industria audiovisual. Hay que crear contenidos atractivos de manera constante. Y aquí es donde ha surgido España como uno de los destinos de rodaje más deseados del mundo.  

La industria audiovisual tiene un papel clave en la economía española. España es el sexto país de la Unión Europea en número de títulos producidos (por detrás de Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda e Italia) y el quinto en número de horas de producción (por detrás de Alemania, Reino Unido, Francia e Italia). Según datos del Observatorio Audiovisual Europeo, en su informe Yearbook Key Trends 2019-2020, España se encuentra dentro de los cinco principales países exportadores de títulos de películas en pago por visión junto con Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

Paco León y Ernesto Alterio durante el rodaje de “Mari(dos)” en el Pirineo aragonés / Diego López Calvín/ Aragón Film Commission

Para el Gobierno español esta industria tiene un carácter estratégico por su carácter global, su capacidad de generar empleo y su potencial de modernización gracias a la digitalización. Por ese motivo, en marzo de 2021, aprobó el plan “España, Hub Audiovisual de Europa”, con más de 1.600 millones de euros de inversión pública hasta 2025, con el objetivo de convertir a España en un país líder en producción audiovisual en la era digital, un imán para la inversión y el talento internacional, y con un ecosistema reforzado para exportar y competir en los mercados internacionales.

Spain Film Commission, responsable de la ejecución de cinco planes de acción en el marco del Plan España Hub Audiovisual de Europa, ha sido la entidad encargada de convertir España en un gran plató de rodaje desde su fundación en 2001. Tras veinte años de andadura, esta entidad agrupa a 43 oficinas y comisiones de cine repartidas por ciudades y comunidades autónomas que han conseguido que España sea el cuarto país más filmado del mundo.

El trabajo de SFC y su red ha producido dos efectos:

  1. La deslocalización de los rodajes, que antes utilizaban localizaciones clásicas, y ahora emplean espacios en toda España.
  2. La diversificación. En la actualidad, gracias a la labor de comunidades autónomas y municipios, España ofrece una enorme diversidad de escenarios, que han extendido los efectos de los rodajes de películas y series de televisión.
Rodaje de “Voy a pasármelo bien” en Valladolid/ Valladolid Film Commission

Desde las últimas temporadas de “Juego de tronos” y “The Crown” hasta producciones de Bollywood, cada vez son más los directores que eligen nuestro país para rodar. Y las localizaciones elegidas se reparten por toda nuestra geografía; de los desiertos de Navarra y Almería a los paisajes volcánicos de Canarias, pasando por los castillos y llanuras castellanos o las grandes ciudades, quedan pocos sitios de España que no se hayan mostrado ya en producciones de todo el mundo.

Otra de las aspiraciones de Spain Film Commission es convertir a nuestro país en un referente en turismo de pantalla. No en vano, esta entidad  ha sido precursora y se posiciona como referente en analizar y evidenciar la relación entre las industrias audiovisual y la turística e impulsar diversas iniciativas para promover el turismo cinematográfico.

Para ello, organiza FITUR SCREEN en colaboración con IFEMA desde 2019, donde presentó en 2021 la iniciativa “Spain Screen Grand Tour”. Su objetivo es fomentar la creación de productos turísticos basados en películas o series y homogeneizar las rutas de cine a nivel nacional.

 

Y, tras todos estos años de trabajo, a lo largo de 2023 se ha puesto en marcha la estrategia de contenidos del proyecto Spain Screen Grand Tour. El reto de convertir España en un referente del turismo de pantalla es ambicioso, pero factible. Por eso, a través de nuestra web y nuestras  redes sociales, proporcionaremos todo tipo de sugerencias para conectar la emoción de la ficción con los escenarios reales que acogieron sus rodajes. Y recuerda, practicar turismo de pantalla es vivir lo que ves.

Por María Parcero

Lo más visto

Doramas: la razón por la que los coreanos adoran España

Doramas: la razón por la que los coreanos adoran España

Si no tienes hijos o sobrinos adolescentes, o si no lo eres tú, querido lector, es posible que al oír la palabra “dorama” no tengas mucha idea de lo que te hablamos. Esperamos que, al terminar de leer este artículo, hayamos rellenado esta laguna.  Un dorama (drama...

España: territorio “Far West”

España: territorio “Far West”

Si eres de los que nunca dice que no a un buen western, España te ofrece más lugares de los que te imaginas para seguir las huellas de los rodajes que este género ha dejado en nuestro país. Así que, súbete al caballo, sujeta las riendas y pica espuelas, porque vamos a...