La ruta de “Verano azul”; un motivo más para visitar la costa malagueña

Parece que fue ayer, pero han pasado cuarenta años desde aquel octubre de 1981 cuando se estrenó la mítica serie de Antonio Mercero. Por aquel entonces, las televisiones sólo tenían dos canales y Televisión Española era la única cadena en el espectro audiovisual español. El genial y entrañable Mercero (creador de inolvidables ficciones como “La cabina”, “Crónicas de un pueblo” y “Farmacia de guardia”) había rodado nada menos que durante año y medio la que estaba llamada a ser una las series más icónicas de nuestro país. 

“Verano azul” recreaba precisamente eso: los largos meses de verano en una idílica localidad del sur de España, donde un grupo de chavales descubrían hitos de la adolescencia como el primer amor, los primeros celos, las primeras pérdidas… Y, sobre todo, una de esas cosas que hacen que la vida valga la pena: la pandilla de las vacaciones. 

Mercero tardó cierto tiempo en decidir cuál sería esa localidad idílica para situar las aventuras de Javi, Bea, Pancho, Desi, Quique, Tito y “Piraña”, sin olvidar a la solitaria Julia y al entrañable Chanquete. Parece ser que el director recorrió muchos lugares de costa, desde Cataluña a Huelva, pero acabó prendado de los muchos encantos de Nerja (Málaga). Por aquel entonces, aún no era un pueblo muy conocido (es decir, no estaba masificado), tenía 300 días de sol al año y contenía todos los elementos que el argumento necesitaba. Desde preciosas playas con increíbles atardeceres, a maravillosos miradores urbanos llenos de animación. 

“Verano azul” fue una producción costosa para la época, pues no se escatimaron medios técnicos ni humanos para su rodaje. Si pensamos ahora en iconos como “Juego de Tronos”, digamos que “Verano azul” fue el gran mainstream de la época: se rodó durante 16 meses y entre la fase de pre-producción y su emisión, pasaron más de tres años. Todo un lujo. 

El éxito de la serie, que se vendió a más de 50 países de todo el mundo, convirtió a Nerja en un pueblo famoso, incluso fuera de nuestras fronteras y fue fundamental para el desarrollo turístico, económico y social de la localidad malagueña. De hecho, a día de hoy, basta con pasear por cualquiera de sus calles para escuchar una pequeña babel de lenguas de los muchos europeos que han fijado aquí su residencia habitual.

El Balcón de Europa hace honor a su nombre por las vistas / Agatha Selgas

¿Hacemos la ruta de “Verano azul”? ¡Súbete a la bici, comenzamos!

De lo importante que fue la serie para Nerja da fe que el ayuntamiento de la ciudad haya diseñado una ruta turística con las principales localizaciones de la serie incorporando en cada una de ellas, gracias a la tecnología y la realidad aumentada, la posibilidad de recordar cómo eran estos lugares en los años 80. La ruta, autoguiada, está disponible a través de la aplicación para móviles NerjaAR. Por cierto; si eres un nostálgico de las series españolas de esta época, no dejes de visitar la web de Andalucía Film Commission. Podrás ver otros lugares  de rodaje de series míticas como «Curro Jiménez».

¿Quedamos donde siempre?

Cualquier ruta relacionada con la serie parte, sin duda del Balcón de Europa. Con este nombre se conoce un precioso mirador situado en el centro de Nerja. Además de las impresionantes vistas que nos ofrece de la costa mediterránea, es el punto de reunión habitual de turistas y foráneos. Sea por la mañana o al atardecer, allí siempre pasa algo (un concierto improvisado, algún evento local) y es el lugar perfecto para tomarse un descanso en una de sus muchas terrazas. Precisamente por todo esto, el Balcón era el punto de encuentro de la pandilla. 

Muy cerca de aquí, a apenas unos metros, está el mirador de Chanquete, donde una escultura del querido Antonio Ferrandis mira hacia el Mediterráneo invitándonos a hacer lo mismo.

Escultura de Chanquete en el mirador del mismo nombre / Agatha Selgas

¡Nos vemos en la playa!

Otras de las grandes protagonistas de la serie eran las playas. Si por algo es conocida esta parte de Málaga es por ellas. En la serie aparecían básicamente dos de las más concurridas: la de Burriana y la de Maro. 

La playa de Burriana era la playa “grande” a la que los chicos iban por las mañanas junto con sus familias. También aquí estaba uno de los lugares más emblemáticos de la serie: la casa barco de Chanquete, la mítica “Dorada I”, que aparecía situada en un acantilado sobre la playa, rodeada de huertos. En nuestra ruta “Verano azul” podemos pasear por el Paseo Marítimo de Antonio Mercero (allí está la escultura de su silla de director, que le rinde homenaje), disfrutar de su arenal y sus aguas y comer en alguno de sus muchos chiringuitos. Un lujo.

Playa de la Caleta en Maro. La “cala chica” de la serie / Agatha Selgas

Si Burriana era la playa grande, la pandilla de “Verano azul” prefería su “cala chica” para sus escapaditas sin padres. En realidad, la playa que aparece en la serie es la de la Caleta, situada en los acantilados de la vecina localidad de Maro. Hoy por hoy sigue siendo un lugar más recóndito y tranquilo para disfrutar de una jornada de sol o para darse un paseo entre sus cañaverales. Por cierto que, cerca de aquí, está una impresionante cascada a la que solo se pude acceder por mar. En los acantilados cercanos se rodó el mítico rescate de Javi en el primer capítulo la serie.

No nos moverán

Si hay algo que todos recordamos de la serie es su banda sonora. La pegadiza sintonía de Carmelo Bernaola era la que nos llamaba desde el televisor de casa todos los domingos a las cuatro de la tarde. Silbándola al compás con la pandilla, nos sentíamos parte de aquel grupito, aunque fuera un rato. Algo parecido nos ocurrió cuando nuestros “colegas” se subieron a bordo de La Dorada y cantaron aquel “No nos moverán”, versión en español de la canción I shall not be moved, de Joan Baez. 

Pues bien. Si quieres volver a aquel momento único de la historia de la televisión, puedes hacerlo. Sólo tienes que acercarte al Parque Verano Azul, donde encontrarás ¡una réplica de La Dorada a tamaño real! El Parque se encuentra a apenas 10 minutos del centro histórico de Nerja por lo que no tendrás que desviarte mucho para hacerte esa foto conmemorativa de tu infancia que enseñarás a todos los de tu quinta, esperamos, emocionado.

La réplica de La Dorada en el Parque Verano Azul de Nerja / Agatha Selgas

La cueva de los ojos de Beatriz

Una de las atracciones más turística de Nerja es, sin duda, su cueva. A apenas unos kilómetros del centro en coche está la entrada a este espacio, considerado como una catedral prehistórica del arte rupestre que alberga la estalactita más grande del mundo, con 33 metros de altura. Este impresionante lugar sirvió para rodar uno de los capítulos de la serie, cómo no, aquel en que los románticos Javi y Pancho la bautizaban como “la de los ojos de Beatriz”. 

Una pequeña curiosidad. ¿Os acordáis de Tito, el hermano pequeño de Bea y benjamín del grupo? Pues resulta que el actor que le dio vida, Miguel Joven, sigue viviendo en Nerja y conduce rutas privadas nocturnas por la cueva. Una experiencia redonda para rematar vuestro tour de pantalla por el Nerja de “Verano azul”.

¿No quieres terminar todavía? Pues aún hay más

Ya que estás en esta parte del mundo, la maravillosa costa malagueña está en mitad de la Axarquía, la zona oriental de la provincia de Málaga. Entre otras muchas posibilidades, te recomendamos una visita a uno de los pueblos más señeros de la zona: Frigiliana. Situado en el interior, pero con magníficas vistas a la costa, es tan bonito que parece un decorado: calles estrechas (herencia árabe), encaladas (estamos en Andalucía), con puertas pintadas de todos los tonos posibles del mar y una atmósfera que, al atardecer, la vuelve irresistible para perderse en cualquiera de sus rincones.

Vista de los acantilados de Maro, con Nerja al fondo / Agatha Selgas

Y, a tiro de piedra por carretera, no dejes de dar el salto a la Costa Tropical granadina. Puedes seguir los pasos de los protagonistas de “Verano azul” por la senda de la costa. Verás, desde los impresionantes acantilados de Maro, una de las perspectivas más hermosas de la costa española. Una parada muy recomendada es Almuñécar (Granada). Esta animada villa reúne en su término municipal todo lo que representa este rincón del mundo: playas, acantilados, calas, miradores, gastronomía, vida nocturna y, una última parada para honrar al gran Antonio Ferrandis. En el Peñón del Santo se rodó el entierro de Chanquete.

El Peñón del Santo, en Almuñécar, lugar del “entierro” de Chanquete / Agatha Selgas

Pero no hay por qué entristecerse. Si algo nos enseñó “Verano azul” es a disfrutar de las cosas fantásticas de la vida. Y recuerda: un turista de pantalla siempre vive lo que ve.

Por María Parcero

Lo más visto

Segovia: plató de rodaje de grandes producciones de los 50

Segovia: plató de rodaje de grandes producciones de los 50

Si en el siglo XXI muchas productoras internacionales están descubriendo España como un gran plató de cine y televisión, quizás a algún turista de pantalla le sorprenda saber que, a mediados del siglo XX, nuestro país ya era la meca de muchos directores...